Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘2. Sala Darth V.’ Category

Bienvenidos a PANICO EN EL CINE´S BLOG.

El objetivo de esta página es informar a nuestros lectores sobre diferentes cuestiones relacionadas con el Séptimo Arte.

Este blog está dividido en varias categorías para que podáis seleccionar la que más os interese. A continuación os explicamos cada una de ellas:

SALA DARTH V: Esta es mi sala. Aqui podrás seguir todas las criticas publicadas por mí. A un solo golpe de ratón tendrás una critica de los Films elegidos.

SIEMPRE NOS QUEDARÁN LOS CLÁSICOS: Y es que en este blog no solo vamos a hablaros sobre los estrenos semanales, sino del cine en general y con mayúsculas. Clásicos, películas que quizá habéis pensado alquilar, la que pusieron el otro día en televisión y queréis tener otra opinión sobre ella… toda esa información os estará esperando aquí.

PREGUNTALE A: Y como hemos creado este blog para vosotros, también queremos que nos contéis que curiosidades tenéis, sobre qué películas queréis saber más, personajes, series, bandas sonoras…!LO QUE SEA!.. aquí solo tenéis que sugerirlo y os contaremos al respecto.

AVANCES/TRAILERS: Lo más actual, lo que está por venir….noticias interesantes… una pequeña revista dentro de nuestro blog….

Anuncios

Read Full Post »

POSTER 1

Título.: Manchester by the sea

Director.: Kenneth Lonergan

Género.: Drama

Guión.: Kenneth Lonergan

Fotografía.: Jody Lee Lipes

Montaje.: Jennifer Lame

Música.: Lesley Barber

Productor.: Matt Damon, John Krasinski, Declan Baldwin, Lauren Beck

Reparto.: Casey Affleck, Michelle Williams, Kyle Chandler, Gretchen Mol, Lucas Hedges, Matthew Broderick, Tate Donovan

Año.: 2016

Calificación.: ****

Lo mejor.: El desgarrador momento de la tragedia acompañado del Adagio de Albinoni subrayando algo que no necesita ser realzado.

Lo peor.: Un final sin esperanza alguna, como sentencia el protagonista.: “No voy a superar esto, no quiero”.

 Crítica

Lee Chandler trabaja como oficial de mantenimiento en una comunidad de vecinos llevando una vida rutinaria y llena de soledad.

Un buen día Lee recibe la peor de las llamadas, su querido hermano mayor ha fallecido, y debe volver a su pueblo natal, Manchester by the sea (Massachusetts), para asistir al funeral y ocuparse de los asuntos familiares que quedan tras su hermano, entre ellos un hijo adolescente.

Pero según avanza la historia, sencilla a simple vista y desgranada en una serie de flashbacks, vamos deduciendo que Lee se marchó de Manchester by the sea por alguna razón; algo cambió su vida para siempre y le hizo buscar la soledad y la violencia cada noche en algún pub frente a una pinta.

No entendemos a Lee. Sabemos que adoraba a su hermano, vemos que se preocupa por su sobrino, pero insiste en aislarse, en no responsabilizarse de la única familia que le queda… desea seguir deambulando ausente de la vida que le rodea y ajeno a todo contacto humano que pueda significar algo real.

En una atmosfera apagada y eternamente gris, el protagonista es un muerto en vida que sigue en este mundo porque no puede evitarlo, se ve forzado a vivir.

Y entonces llegamos a ese momento, el momento culmen en que vemos el suceso por el que se encadena todo…y es el horror, horror en estado puro.

POSTER 2

Manchester frente al mar se hace grande a cada paso que da componiendo una fotografía borrosa de unas cicatrices que nunca curaron, un retrato de la culpa que se clava debajo de la piel, un fiel testimonio de la imposibilidad de recomponer un alma que se ha roto en mil pedazos, mostrándonos una tragedia inasumible. La pérdida mayúscula, la tragedia inacabable. Algo que ocurrió en el pasado y acaba por serlo todo.

Si algo nos enseña Manchester by the sea es como en una décima de segundo tu vida puede arruinarse por completo, como un error puede destrozarte y hacerte vivir un perpetuo infierno. Es una historia desgarradora, demasiado dura… envuelta en bruma y humedad, calando hasta los huesos igual que el pueblo costero donde transcurre.

Muerte… la muerte es un elemento siempre presente en Manchester by the sea, primero una muerte inicial ya asumida aunque dolorosa que constituye el punto de partida para guiarnos hacia una segunda muerte, la muerte desgarradora, trágica, inconcebible e inevitable.

Una lección moral que nos dice que hay cosas que el ser humano no puede superar, que jamás se curan, que el tiempo no es ningún doctor. Y es que a veces, la vida pesa hasta hacer desplomar al mismo alma, y que el hombre puede decidir asumir sus responsabilidades de una manera tortuosa, considerando que así lo merece y sin olvidarlo jamás.

La interpretación de Casey Affleck como Lee Chandler se alzó este año con el Oscar al mejor actor protagonista. Mejor actor también que su hermano (Ben Affleck) sin lugar a dudas… vemos a un personaje desgarrador y roto, pero desde una gran contención interpretativa y brindándonos momentos que nos llegan a congelar la sangre (crudísimo el momento de su declaración en comisaría). Vemos a un Affleck lleno de melancolía, derrota y desolación . Materializa su tortura íntima en su soledad, a través de la mirada. Una mirada hacia el abismo en la que no hay espacio para la redención.

Michelle Williams le acompaña en esta historia interpretando a la ex mujer de Lee, Rai. Michelle siempre está estupenda, y sobre todo debemos valorar de ella su gran criterio a la hora de elegir sus interpretaciones. Es una de las actrices más interesantes de su generación y aquí junto a Affleck, nos ofrece los momentos más intensos y crueles de la historia.

Lucas Hedges es el sobrino de Lee, realiza una interpretación fresca y como es habitual con este director, distante, fría… pero que encaja a la perfección en lo que quiere y sobre todo en como quiere contárnoslo.

Actores ya casi desaparecidos como Matthew Broderick o Gretchen Mol tienen su pequeña parte en la película encarnando a la familia de clase media americana que nos muestra este casi perfecto ejemplo de película indie americana casi de manual.

IMAGEN 3

El director, Kenneth Lonergan lleva años dedicado a dibujar personajes heridos y dañados por la pérdida. En su tercera película después de “Puedes contar conmigo” y “Margaret”, Lonergan compone algo mucho más profundo, lúcido y relevante que un simple drama, pero desde su contención, discreción e intimismo habitual huyendo siempre del exceso sentimental  y hablándole al espectador en voz baja.

La película entera se resuelve en los gestos cercanos, mínimos. En un día de pesca, en una pelea en el bar, en una jornada de trabajo. De ahí su grandeza; su capacidad para tocar lo más profundo, la imposibilidad de hablar de lo único que no se puede mantener en silencio, lo difícil que resulta vivir cuando todo hiere tanto.

El film rompe al espectador, es profundamente depresivo pero a la vez, ofrece distancia (el modo de contar historias de Lonergan). En manos de un director «apasionado» hubiera sido imposible atravesar esta película sin un par de paquetes de kleenex. Las historias escritas y dirigidas por Kenneth Lonergan estallan en la cabeza de sus protagonistas, mientras a su alrededor se establecen una serie de relaciones distantes y frías. Por ejemplo, Lee y su sobrino conviven cada uno a su manera con la pérdida y el dolor, escrutamos sus rostros mientras les ocurren las desgracias en una Ley de combustión lenta.

Los elementos de la historia van siendo expuestos, van configurándose y tomando forma de manera callada y sutil hasta que, cuando quieres darte cuenta, te ves atrapado en una historia llena de dolor y de verdad.

IMAGEN 4

Intenta representar en la pantalla este dolor en su dimensión más desgarradora, y lo hace a través de unas imágenes serenas en su superficie que contienen una furia y una rabia internas imposibles de describir. El director renuncia a la épica de la tragedia humana para intentar describir lo que significa la verdadera desolación y el vacío desde la más estricta austeridad emocional.

El resultado es una película que, a través de una elegancia conmovedora, nos introduce en los terrenos de la culpa y la pérdida hasta estallar en un grito de rabia sordo. Intenta mostrar que la vida sigue y que aún hay cosas que merecen la pena pero que ya no se quieren vivir.

Salir de la sala de cine después de ver “Manchester frente al mar” y hacerlo con buena cara, es algo ciertamente complicado.

IMAGEN 5

Tráiler

Inglés.:

http://www.manchesterbythesea.com.au

Español.:

Read Full Post »

POSTER

Título.: Que Dios nos perdone

Director.: Rodrigo Sorogoyen

Género.: Policiaca

Guión.: Isabel Peña, Rodrigo Sorogoyen

Fotografía.: Alejandro de Pablo

Montaje.: Alberto del Campo, Fernando Franco

Música.: Olivier Arson

Productor.: Mercedes Gamero, Gerardo Herrero, Mikel Lejarza, Pepe Torrescusa

Reparto.: Roberto Álamo, Antonio de la Torre, José Luis García Pérez, Fran Nortes, Javier Pereira, Luis Zahera, Raúl Prieto, Mónica López, Rocío Muñoz Cobo

Año.: 2016

Calificación.: *****

Lo mejor.: Roberto Álamo y su Alfaro… sin duda

Lo peor.: su realismo asusta

Crítica

Javier Alfaro, un policía de homicidios con problemas de conducta acaba de incorporarse a su trabajo tras un periodo de suspensión por agresión.

José Velarde es su compañero y además su antítesis… callado, retraído, tartamudo y absolutamente minucioso en sus investigaciones.

Ambos deben enfrentarse a un asesino en serie de ancianas que actúa en el centro de Madrid y cuyas pautas son.: ganarse la confianza de las ancianas hasta conseguir entrar en sus casas donde las viola y las mata a golpes.

Todo esto enmarcado en el verano de 2011 en Madrid.: Crisis económica, Movimiento 15-M y millón y medio de peregrinos que esperan la llegada del Papa.

Todos conviven en un Madrid caluroso, violento y más caótico que nunca.

2.jpg

Que Dios nos perdone es la tercera película dirigida por Rodrigo Sorogoyen tras 8 Citas y la impactante Stockholm, y si dicen que a la tercera va a la vencida en el caso de Sorogoyen se cumple y culmina con esta tercera obra que fue sin duda la película española del año pasado a pesar de competir con otros grandes títulos como Tarde para la Ira que recogió todos los premios de la industria del cine español.

El estupendo casting realizado por Juana Martínez y mi querida Natalia Rodríguez (a la que mando un beso enorme por guapa y por ser cada día mejor profesional) está encabezado por la gran revelación actoral también del año pasado, un Roberto Álamo insuperable.

Álamo se dio a conocer en teatro con su interpretación del boxeador Urtain que quedó grabada en la memoria de todos. Tras verle en innumerables títulos que abarcan desde Días de Fútbol pasando por doctor de la televisiva Águila Roja, consiguió su primer premio Goya en 2013 como mejor actor secundario por su papel de disminuido mental en La Gran Familia Española dirigida por Daniel Sánchez Arévalo. Pero fue el año pasado dónde su presencia en cada gala de premios fue innegable. Ganó el Goya al mejor actor principal por su interpretación de Javier Alfaro en la película que nos ocupa y lo hizo de una manera aplastante.

Roberto Álamo es una bestia actoral física e interpretativamente. Un monstruo de la interpretación algo salvaje, visceral y con una fuerza interpretativa que te remueve en tu butaca, ya le veas en pantalla grande o en teatro como ocurrió también el pasado año con la obra “Lluvia Constante” donde pudimos disfrutarle y hasta sentirle diría yo, con un personaje algo similar a el Alfaro de Sorogoyen eso sí.

Pero en Que Dios Nos Perdone, Álamo debe enfrentarse a otro grande… no solo grande, grandísimo genio de la interpretación como es Antonio de la Torre, que interpreta a su compañero José Velarde. Todos los adjetivos y palabras que podamos dedicar a Antonio de la Torre en este post serían insuficientes, ya que aborda y domina todos los registros con el mismo nivel de calidad. Su Velarde en esta película es conmovedor, riguroso, contenido (como sus últimas interpretaciones en pantalla) y hace un tándem perfecto con su compañero, no se podría entender el papel del uno sin el contrapunto del otro.

Muy destacable es también la interpretación y cambio físico (asombroso) de Javier Pereira, actor no muy santo de mi devoción pero que aquí sin duda consigue introducir el contrapunto sádico y ensordecedor de la película. Su asesino de ancianas da miedo… por su rictus, su agresividad y su calma ante la muerte y la violencia mostrándonos una mente completamente enferma y violenta.

Nos ha alegrado mucho poder ver también a Fran Nortes en esta película. Acostumbrados a verle en teatro o bien haciendo de padre Alejandro en La Que Se Avecina, este fantástico actor, dotado de una vis cómica especial, parece ir haciéndose un hueco en el cine y nos encanta porque sabemos que es uno de los mejores.

Otro secundario destacable es Luis Zahera, que aglutina como nadie la intensidad con el control demostrando que la mirada, y la calma del director para posar su cámara en ella, es tan esencial como el texto. Que Dios nos perdone confirma que Sorogoyen no solo sabe dónde poner las cámaras sino que tiene algo que contar.

Que Dios nos perdone PELICULA

Nos encontramos con un análisis entre la delgada línea que separa la agresividad (rasgo común que el ser humano tiene con el resto de mamíferos) de la violencia (para esta otra ya es necesario tener imaginación). Y lo hace a través de la angustia, el sudor, la bilis y, finalmente, el vacío de unos tipos que están condenados a cada paso que dan.

La película nos muestra el perfil de tres personajes psicóticos.:

  1. Un inspector asocial cuyo oficio le ofrece la oportunidad de evadirse de todo lo que le rodea.
  2. Otro inspector violento y salvaje.
  3. Y un personaje oculto que se mueve por la película como una sombra.

Todo el trabajo de dirección se mantiene atento a la temperatura de los cuerpos, la historia pretende ser simplemente fiebre y la más gráfica expresión de lo turbiamente imaginativos que podemos llegar a ser cuando de lo que se trata es de hacer daño, aunque muy sabiamente su director no poetiza lo sórdido.

El retrato que Rodrigo Sorogoyen ha compuesto de la capital es descorazonador a nivel social. Los grandes thrillers y el mejor cine negro siempre dicen más sobre la sociedad en la que se desenvuelven que sobre el caso en sí.

Su complejidad y su genio residen en los subtextos y su radiografía social, nunca en la trama o la intriga. Los asesinos en serie, son productos de una época y un ambiente, y acaban conformando un retrato ético de un colectivo; aquí, de un tiempo de soledad y amargura, de violencia y cochambre, de inmundicia física y decrepitud moral. Que el criminal de la película mate y viole viejas solitarias en el centro de Madrid no es baladí, es un estado de la cuestión.

Un Madrid de desconchones y humedades, de papel pintado roído y persianas rotas, de mugre en las calles y en las entrañas, un universo de pecado que pulula desde el título hasta el interior de buena parte de los personajes.

Con un trabajadísimo guion de Isabel Peña y el propio Sorogoyen, la película te agarra y no te suelta gracias a un soberbio trabajo de dirección artística y puesta en escena (vibrante, incluso frenética y angustiosamente desasosegante), con una cámara vehemente y muy atractiva de su director, ágil y elegante, utilizando el gran angular con descaro y exactitud. Lo que pretende, y consigue la película es ponernos a todos, a través de esos personajes atormentados, ante un valleinclanesco espejo cóncavo que nos devuelve una figura deformada que, tristemente, está mucho más cerca de la realidad de lo que nos gustaría.

Una realidad en la que la violencia (física, intelectual, oral…) parece ser el único estímulo, la única razón de ser, el único oxígeno.

importante 2

La película, efectivamente, es mucho más que un ‘thriller’ policíaco. Es una película que habla de política, del enfado de la gente de la calle, de la religión, de cómo un país aconfesional se vuelve religioso por la visita del Papa.

Cine español de gran calidad, de factura perfecta y más que correcta en sus localizaciones y persecuciones en el centro de Madrid (uno de los lugares más complejos para poder grabar), con insistimos, un fantástico guión que no da puntada sin hilo y en el que no hay cabos sueltos, por su dirección, interpretaciones, fotografía y montaje… no vemos ningún defecto y es que Sorogoyen como dice Álamo, “es el mejor director de cine de este país”…

Nosotros no podemos afirmar que sea el mejor, pero desde luego con su tercera película se confirman las buenísimas vibraciones que nos regaló en Stockholm y nos ha demostrado que es capaz de dirigir a la perfección grandes y complejas producciones con una destreza asombrosa.

El resultado, un ‘thriller brillante que acaba por convertirse en síntoma de un tiempo (éste que vivimos) esencialmente violento, que no sólo agresivo. Un angustioso e irrespirable retrato de la crueldad que nos asiste.

“Que Dios nos perdone por esta realidad sombría, entre contenedores atestados de basura y almas ennegrecidas por nuestros errores.”

 Trailer

Read Full Post »

POSTER 1

Título.: The Fault In Our Stars (Bajo la misma Estrella)

Director.: Josh Boone

Género.: Drama

Guión.: Scott Neustadter, Michael H. Webber basado en la novela de John Green

Fotografía.: Ben Richardson

Montaje.: Robb Sullivan

Música.: Mike Mogis, Nate Walcott

Productor.: Marty Bowen, Wyck Godfrey, Michele Imperato

Reparto.: Shailene Woodley, Ansel Elgort, Nat Wolff, Laura Dern, Sam Trammell, Willem Dafoe, Lotte Verbeek

Año.: 2014

Calificación.: ****

Lo mejor.: La valentía ante el cáncer

Lo peor.: La cruda realidad

 

Crítica

Hazel Grace tiene metástasis en los pulmones desde los 13 años. En varias ocasiones ha visto llegar su final… pero gracias a una medicación experimental ha conseguido alcanzar la adolescencia, sus médicos la llaman “el milagro”.

A pesar de todo, Hazel, totalmente madura para sus 18 años, asume y afronta su cáncer con valentía y naturalidad de una manera sorprendente aunque viva llevando a rastras una mochila con una bombona de oxigeno.

Pero Hazel no es tonta, sabe que su final puede llegar en cualquier momento, que es “una granada a punto de explotar”.

Por petición de sus padres acude a un grupo de apoyo para así relacionarse con chicos y chicas con su mismo problema. Rodeada de un sinfín de tipos de cáncer, conoce a Agustus Waters, un joven que padeció cáncer en su momento, pero que se encuentra totalmente curado.

Hazel, sumida en el desaliento y Augustus, exultantemente eufórico, se enamoran, sin pensar en un futuro feliz y próspero, tan solo porque ocurre, tan solo porque sí… y deciden esperar juntos a que el cáncer juegue sus cartas.

POSTER 2.jpg

La relación entre la joven pareja protagonista remite en su alegría de vivir lo efímero de la vida. El idilio de estos dos enfermos adolescentes es tan puro, tan de descubrimiento y disfrute de lo que significa un primer amor que les arrastra, y a nosotros con ellos.

Esa maravillosa y dolorosa experiencia que te sube a los altares pero también te desciende al infierno, que te hace volar al cielo, soñar con la infinidad eterna de los días contados y llorar de amargura y desesperación, de impotencia y rabia por la pérdida de tu alma, de ese ser que te permitía respirar sin pulmones, de esa persona que era alegría y sonrisa segura en tu vida.

Conmovedora, pero sobre todo valiente historia sobre el primer amor, pero con una visión completamente diferente del mismo. Un amor nunca planteado como eterno o para siempre, sino desde el principio enfocado con fecha de caducidad.

Y ante la pérdida, el sufrimiento no será tan solo algo, digamos emocional, también será físico por las secuelas que el cáncer deja en el cuerpo, en la mente, y en todos aquellos que te rodean.

The Fault In Our Stars no es una historia de sufrimiento aislada. Cierto es que tenemos una pareja protagonista, pero a la vez amigos, familia, ídolos… van desapareciendo o sufriendo de manera progresiva según avanza la historia.

Quizá el aplomo de ambos protagonistas, quizá su juventud, quizá su resignación, crea más de un escalofrío… la valentía es innegable, pero todo tiene un límite… el miedo y el dolor terminan apareciendo y siendo un personaje más.

Basada en la novela adolescente de John Green que ha vendido miles de ejemplares en todo el mundo, esta película de amor y dolor adolescente, posee una gran crudeza y realismo difíciles de asumir en situaciones tan trágicas.

POSTER 3.jpg

Shailene Woodley interpreta a Hazel Grace, nuestra protagonista. Descubierta en la serie Vida secreta de una adolescente, la carrera de Shailene Woodley no va sino en ascenso… obtuvo su primer papel serio en Los Descendientes junto a George Clooney, ha protagonizado la saga Divergente, realizado trabajos independientes como The Spectacular Now, y más recientemente Snowden y la nueva serie de HBO Big Little Lies.

Shailene enamora a la cámara por su solidez interpretativa, es un prodigio en plano corto, en la contención, la simpatía, los matices… nos muestra esa valentía de tener ya la fecha de caducidad y encontrar motivos para levantarse y continuar, ese desesperante no desesperar que la envuelve en cada escena. Su belleza increíblemente natural, su frescura, su normalidad…

A su compañero de reparto, Ansel Elgort, le conocimos en la saga Divergente. Una nueva y preciosa cara, dotado de una dulzura innata en una interpretación conmovedora.

Actores más veteranos acompañan a nuestros jóvenes amigos en esta historia de amor y cáncer (que no de lucha contra el cáncer): Laura Dern como la resignada madre de Hazel cuya misión en la vida es cuidar a su hija, concederle todos los deseos posibles y sobre todo no dejar de ser madre….

Willem Defoe encarna al autor del libro favorito de Hazel, es su ídolo e inspiración, pero resulta ser una persona muy diferente cuando le conoce: alcohólico y roto por la pérdida del cáncer una vez más.

Sam Trammell el cambiapieles de True Blood es el padre de Hazel.

La factura de The Fault in Our Stars es joven y dinámica, luminosa, optimista y emocionante. Su historia está dotada de una gran delicadeza gracias a su director, Josh Boone, que nunca hurga en la herida, y por su texto original con unas cuantas frases que calan por su contundencia, dando por resultado un cocktail entre lo emocional y lo inteligente.

POSTER 4

El éxito y el encanto de esta película (como de la novela de John Green en que se basa) tal vez se debe al modo en que acopla mundos discrepantes, muy hostiles, como la juventud y el cáncer, la vitalidad y la agonía, la pasión y el desahucio, el beso y el tubo de oxígeno, el sentido del humor y el dolor.

Se levanta un retrato de adolescentes alejados del egoísmo y con un trazo de madurez e inteligencia que le permite un aire grato a lo ingrato. Un dibujo sublimado por el dolor, la paciencia, la familia y las circunstancias.

The Fault in Ours Stars huye de la lágrima fácil pero sin dejar de abrazar la realidad, es una batalla donde la meta es no perder nunca el aliento explorando la felicidad, la emoción y la tragedia que supone estar vivo y enamorado.

La muerte nunca tuvo tan poca importancia, el dolor físico del cuerpo humano nunca fue tan olvidado ni relegado a un segundo plano.

 Trailer

Read Full Post »

the-revenant-poster

 

Título.: The Revenant (El Renacído)

Director.: Alejandro González Iñárritu

Género.: Thriller / Drama / Aventuras

Guión.: Mark L. Smith, Alejandro González Iñárritu, basada en la novela de Michael Punke

Fotografía.: Emmanuel Lubezki

Montaje.: Stephen Mirrione

Música.: Carsten Nikolai as Alva Noto, Ryûichi Sakamoto.

Productores: Alejandro González Iñarritu, Philip Lee, Markus Barmettler…

Reparto.: Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Domhnall Gleeson, Paul Anderson, Will Poulter, Forrest Goodluck, Chesley Wilson, Grace Dove

Año.: 2015

Calificación.: ****

Lo mejor.: Leonardo DiCaprio está tan enorme que no necesita hablar.

Lo peor.: Esa ligera inducción al mundo de Terrence Malick

Crítica

Un primer plano; una primera nota de la banda sonora; una secuencia inicial tan impactante que te introduce de golpe en la pantalla. A continuación la historia, y solo en cuestión de segundos, te atrapa en un ambiente de hielo y muerte.

The Revenant, la última película de Alejandro González Iñárritu tiene uno de los inicios más intensos del cine, impactante, lleno de fuerza, casi tanto como lo fue el Desembarco en Normandía que Spielberg nos brindó en Salvar al Soldado Ryan.

Incesante dolor y movimiento, que más adelante, no mucho más, llega a su culmen mediante el brutal ataque de un oso. La respiración se corta, te obligas a apartar la vista, su crudeza hace que esta secuencia sea, simplemente, insoportable.

Si encontramos y sentimos esto nada más comenzar una película, tan solo hay una conclusión posible… THE REVENANT es una obra enorme.

the-revenant-poster-2

Tras romper su relación con su guionista habitual Guillermo Arriaga, Alejandro González Iñárritu experimenta una evolución constante.

Atrás parecen haber quedado esas brillantes y sobrecogedoras historias cruzadas que conformaron su primera trilogía.: Amores Perros, 21 Gramos y Babel.

Su siguiente film, Biutiful nos mostró sin lugar a dudas esa ruptura, encontrándonos a un Iñárritu menor, regodeándose en el drama sin ningún tipo de empatía, ahogándonos, agotándonos en un ambiente demasiado turbio, tanto dramatical como estéticamente, lo que podríamos denominar “pornografía sentimental”.

Creímos que comenzaba ahí una inevitable cuesta abajo, que le habíamos perdido, pero entonces… entonces llegó Birdman y nos ganó de nuevo.

El Iñárritu de Birdman nada tiene que ver con toda su obra anterior, su dirección es completamente innovadora. Falsos planos secuencia, la cámara deambulando sin descanso a ritmo de jazz, bailando en una atmosfera asfixiante, volviéndonos tan locos como su protagonista.

Ahora con The Revenant vuelve a superarse.

Dicen que nada igual se ha hecho (no estoy completamente de acuerdo), una vez la película se adueña de ti, no puedes salir, no puedes dejar de mirar, el sobrecogedor paisaje de las rocosas te atrapa con su belleza mortal. The Revenant consigue helarte hasta el aliento.

Estamos ante un Iñarritú más maduro, que se introduce aún más en la psique de sus personajes, pero de una manera diferente a la abordada hasta ahora con personajes acorralados frente al espejo. Esta vez no se queda solo ahí, las musas y los escritores clásicos le han visitado, nos muestra al hombre contra la naturaleza.

The Revenant tiene algo de Joseph Conrad y su Corazón de las Tinieblas, e innegablemente en su mayoría bebe de la fuente de Terrence Malick. El Nuevo Mundo, El Arbol de la Vida… toman más de una vez posesión del metraje de The Revenant. Los indios y sus masacres, la quietud en los paisajes, el silencio y una banda sonora compuesta de sonidos ambientales constantes por encima de la composición musical.

¿Cual es el sello de Iñárritu? ¿Su huella, su seña personal, su firma? Nos descoloca por completo.

the-revenant-3

Un soberbio Leonardo DiCaprio toma las riendas al frente de esta cruzada, enfrentándose a dos poderosos enemigos, un enorme Tom Hardy y el cruel paisaje que aquí es igual de mortal que cualquier asesino.

Con apenas diálogo, DiCaprio nos muestra uno de sus personajes más viscerales, impregnado de dolor y sufrimiento con cada gesto.

Glass, el personaje interpretado por DiCaprio deberá luchar contra la naturaleza gélida y salvaje, contra los hombres considerados sus iguales y con aquellos otros considerados “inferiores” en una constante lucha por la supervivencia.

Sus escenas son tan violentas y dolorosas que quizá nos planteamos como en La Pasión de Cristo  de Mel Gibson, si este personaje debería también alzarse al estatus de Dios.

Particularmente creemos que fue mucho más interpretativo en El Lobo de Wall Street de Scorsese, interpretación en la que aún no nos explicamos como no le otorgaron el premio de la academia y si lo obtuvo por este papel, pero es que ya se lo debían desde hace mucho tiempo y debía ser suyo por ley.

El gran secundario es el actor del momento, un Tom Hardy que ya compartió cartel con DiCaprio en Inception, y que desde entonces vimos y sabíamos que tenía algo, que no era una cara más… su Bane en el Batman de Christopher Nolan fue sublime, su aparición en la serie británica Peaky Blinders superlativa, y uno de sus últimos trabajos, Mad Max ganó nada menos que 6 Oscars, aunque en esta Charlize Theron le recorte terreno por todas partes.

Es un secundario con mayúsculas, capaz de enfrentarse a DiCaprio y consiguiendo que la pantalla se divida en dos, dos monstruos interpretativos enfrentados en unos de los duelos más crueles y duros en la historia del cine.

revenant-4

Domhnall Gleeson es el otro chico de moda que también encontramos en The Revenant. Gleeson Jr como le llaman, hijo del magnífico y adorado Brendan Gleeson, aparece últimamente en todas las producciones de renombre.: Ex Machina, Star Wars el despertar de la fuerza, Black Mirror Temporada 2…

Siempre es agradable tener su presencia, su sencillez y naturalidad… esperamos verle dotado de algo más de brío en apariciones posteriores, porque nos gusta cuidar a los hijos de nuestros actores favoritos.

Emmauel Lubezki, brillante director de fotografía con obras como Birdman, Gravity por la que consiguió el Oscar al igual que en la película que nos ocupa, Sleepy Hollow o Hijos de los hombres, realiza un trabajo sobrecogedor.

Planos inmejorables, panorámicas soberbias captando la bellísima y desoladora belleza del paisaje de las rocosas y mostrándonos con su cámara un gran dinamismo de personajes.

The Revenant inunda nuestra retina, no ofrece apenas descanso alguno al espectador, es una película sin duda sobresaliente.

revenant-5

Trailer

Read Full Post »

poster-1

Título.: Frances Ha

Director.: Noah Baumbach

Género.: Comedia

Guión.: Noah Baumbach, Greta Gerwig

Fotografía.: Sam Levy

Montaje.: Jennifer Lame

Música.: Fabrice Absil, George Drakoulias, Sara Matarazzo, Britta Phillips

Productor.: Noah Baumbach, Oscar Boyson, Eli Bush, Fernando Loureiro

Reparto.: Greta Gerwig, Mickey Sumner, Michael Esper, Adam Driver, Michael Zegen, Grace Gummer

Año.: 2012

Calificación.: ****

Lo mejor.: Su frescura y naturalidad, imposible no caer rendido a los pies de Frances Ha

Lo peor.: …?

 

Crítica

Frances es una joven de 27 años que ha decidido, a pesar de su edad, cumplir su sueño de ser bailarina en una compañía de danza de Nueva York … nada más ni nada menos.

Vive con una amiga, no consigue mantener ninguna relación amorosa estable, pero aún así, disfruta de la vida con alegría y despreocupación, a pesar de que desea mucho más de lo que tiene, pero… ¿y quién no?

Frances Ha es una fábula moderna sobre la juventud, la amistad, la ambición, la lealtad y el optimismo; un auténtico soplo de veracidad. Dirigida por Noah Baumbach, autor de Una historia de Brooklyn, Margot y la boda, y la más reciente Mientras seamos jóvenes, cuenta con una gran maestría para describir las emociones; es una carta de amor de un cineasta a su musa, con su cámara abierta y con una calmada adoración, canalizando la búsqueda de la verdad.

poster-2

Su apariencia es sencilla pero espectacularmente emocional. La protagonista es encantadora, inteligente… y con un aire innegable en toda la factura del film a la Nouvelle Vague. Estamos ante una antiheroína en construcción, un desastre adorable que emociona.

Greta Gerwig interpreta a Frances de una manera inteligente y radiante. Recrea un ingenioso retrato sobre el paso a la vida adulta. Es una chica maravillosamente descentrada, amorosamente torpe, fundamentalmente excéntrica, ni guapa ni fea sino todo lo contrario, de la que te acabas enamorando sin remedio.

Su tono de comedia con tintes complejos e incluso dramáticos, armados sobre las excentricidades de su joven protagonista, constituyen un universo cómico con un afilado matiz dramático alrededor del doloroso devenir de una joven bailarina sin la suficiente brillantez para dejar de ser una suplente; de una chica que a veces ni siquiera sabe controlar su simpatía, de una persona con aspiraciones de primera, siempre relegada al segundo plano, de un ser que ambiciona la independencia mientras quiere estar rodeada de amistad, que busca y busca la cúspide y es una contradicción constante… quizá como todos nosotros.

La película está repleta de conversaciones de apariencia intrascendente que esconden una gran complejidad. Todo el éxito de la empresa depende de que el espectador acepte a la protagonista, Frances: sus tics y manías, su orgullosa forma de no solicitar la simpatía de los demás personajes pero sí la complicidad del espectador, sus peculiares bailecitos de elegante patosa (demasiado alta para ser la «Tiny Dancer» de Elton John), todo lo que la convierte en entrañable.

Esa Frances es inseparable de la actriz que la encarna, Greta Gerwig, musa de cierto cine indie del momento y del llamado cine mumblecore, además de pareja del director de la película con el que coescribió el guión.

Gracias a este papel se convierte en una de las actrices más interesantes del panorama actual de Estados Unidos saliendo de los cánones marcados por el gran Hollywood por su naturalidad, frescura y su forma tan desgarvada.

3.jpg

Puede que este retrato del paso de la adolescencia a la adultez sea algo que se haya contado miles de veces en el cine, pero algo tiene Frances Ha que la hace especial. Está claro que la energía inagotable de su protagonista hace que desde el minuto cero el espectador se encariñe e identifique con ella.

Con una impecable factura en blanco y negro, el recorrido vital de la protagonista se nos muestra de una manera muy rítmica y especial, casi con despreocupación, descuido, con ese toque de frescura, naturalidad y espontaneidad tan característico del cine francés. Encontramos referencias también al Woody Allen más clásico pasando por el estilo más noventero de Kevin Smith.

Frances es una artista cuyo estilo de vida es la vida misma, es una historia sobre los retos personales, la decepción, la liberación, la lealtad, el cariño y la persecución de los sueños.

Nominaciones.:

2013: Globos de Oro: Nominada a Mejor actriz (Greta Gerwig)

2013: Premios Independent Spirit: Nominada a Mejor película y montaje

Trailer.:

Read Full Post »

1

Título.: Sunset Boulevard

Director.: Billy Wilder

Género.: Drama

Guión.: Charles Brackett, Billy Wilder, D.M. Marshman Jr.

Fotografía.: John F. Seitz

Montaje.: Arthur P. Schmidt

Música.: Franz Waxman

Productor.: Charles Brackett

Reparto.: William Holden, Gloria Swanson, Erich von Stroheim, Nancy Olson, Jack Webb, Cecile B. DeMille, Buster Keaton

Año.: 1950

Calificación.: *****

Lo mejor.: La impresionante y violenta mirada de Norma Desmond.

Lo peor.: La auténtica crueldad del star system.

2

Crítica

Un cadáver flota en la piscina de una casi abandonada mansión de Hollywood. Varios periodistas y agentes de policía se agolpan junto a ella, sacan fotos, investigan… y de pronto una voz en off …. la del mismo muerto, se dirige al espectador y habla con él para contarle cómo y porqué acabó de esta manera.

A partir de este momento, con un flashback continuo, se nos narra de manera magistral y poco convencional para la época (que un muerto hable al espectador lo era), las desventuras de Joe Gillis, un guionista de Hollywood venido a menos.

Acosado por las deudas e intentando huir de varios acreedores, Gillis termina de manera fortuita ocultándose en una vieja mansión propiedad de una antigua diva del cine mudo de Hollywood, Norma Desmond.

Dicha mansión al igual que la presentación de Norma, evocan sin duda alguna a la señorita Havisham de la novela Grandes Esperanzas de Charles Dickens, por su aspecto ruinoso pero enmascarado con gran cantidad de maquillaje, ropas, joyas de otra época y un gran atisbo de locura.

Norma, relegada y olvidada por la llegada del cine sonoro, desea volver a la gran pantalla con un guión escrito por ella misma, y ve en Gillis la gran oportunidad que estaba esperando. Ofrece a éste la corrección del guión por una cantidad bastante decente de dinero. Gillis por su puesto acepta, pero el dinero no será suficiente ya que Norma espera mucho más de él.

El supuesto trabajo fácil termina convirtiéndose en una pesadilla. El ambicioso Gillis se verá recluido en la mansión de la vieja gloria y deberá lidiar con una Norma Desmond excéntrica y neurótica que le necesita desesperadamente. Todo empeora cuando durante las breves escapadas de Gillis, comienza un affaire con una joven aspirante a guionista, y su supuesto romance con Norma, pronto tornará en amor/odio – dependencia/desprecio.

4

Norma Desmond, papel encarnado por una grandiosa Gloria Swanson, fue una gran estrella del cine de Hollywood, pero ahora tan solo es un recuerdo del que se ha apoderado la locura. Su única compañía es su fiel mayordomo, Max, un hombre bajito y siniestro que la idolatra.

La interpretación de Swanson es tan magistral, que otra grande del cine clásico, Barbara Stanwyck, se arrodilló y besó su vestido en honor a su interpretación tras la primera proyección de la película realizada por la Paramount.

Swanson es una gran dama que extiende su magia sobre otra década. Su interpretación es brillante e inolvidable, como ella misma cita en la película:

“Soy grande, son las películas las que se han hecho pequeñas”

El olvido de muchas grandes estrellas del cine mudo fue la cruel realidad del Hollywood de los años 30, donde grandes figuras del cine no encontraron cabida ante el progreso, algunas de ellas tan grandes como Buster Keaton, aparecen en este film interpretando a viejos amigos de Norma.

Recientemente esta misma temática la vimos reflejada de manera magistral en la película de Michel Hazanavizius, The Artist , con la inolvidable interpretación de Jean Dujardin que les hizo merecedores del Oscar al mejor actor principal y del Oscar a la mejor película en 2011.

William Holden es el encargado de dar vida a Joe Gillis, con una interpretación sobria y creíble, cuando Montgomery Clift rechazó el papel.

Como es habitual en el cine clásico, el secundario Erich Von Stroheim es un lujo en su encarnación de Max, el devoto mayordomo de Norma. Paradojas buscadas en esta película, Stroheim fue un destacado director de cine mudo que dirigió a Swanson en más de una ocasión, de hecho la película que ven en el salón de la mansión es una película real inacabada, “La reina Kelly” (1928), interpretada por Gloria Swanson y dirigida por el propio Erich von Stroheim. Es el hoy en día olvidado realizador de la magistral ‘Avaricia’, película por la que se desvivió y que le costó su carrera a causa de sus desavenencias con los productores.

22

Y es que nada es coincidencia en la creación de Sunset Boulevard, esta célebre avenida que atraviesa Los Ángeles y Beverly Hills, fue un lugar que en tiempos del cine mudo albergaba las mansiones de muchas estrellas de cine. Sin embargo en España el título fue traducido a El Crepúsculo de los Dioses y no sin doble significado, pues sunset en inglés significa ocaso, crepúsculo … decadencia.

Estamos ante una magnífica película dirigida y escrita por el gran maestro de la comedia, por el genio de Perdición, El Apartamento, Con faldas y a lo loco, La Tentación Vive Arriba… el gran Billy Wilder.

A su espléndido guión sin una sola fisura gracias al virtuosismo narrativo de Wilder en su última colaboración con el productor Charles Brackett tras 13 películas juntos, se suma la majestuosa fotografía en blanco y negro de John F. Seitz recreando un continuo homenaje al séptimo arte: proyectores, salas de cine, platos de la Paramount donde aparece el mismísimo Cecile B. DeMille (quién en la vida real también dirigió en más de una ocasión a Gloria Swanson y al que se considera su descubridor), planos con luces a través de cerraduras que nos recuerdan al obturador de las cámaras de cine o fotográficas…

Sunset Boulevard es una historia perfectamente contada y rodada, con interpretaciones asombrosas. Obra maestra de Billy Wilder, retrata con venenosa ironía los excesos del mundo de Hollywood: el paso del tiempo, los egos inmensos y el desesperado intento de recuperar el esplendor perdido… Esta crítica al mundo del cine le valió un enfrentamiento con el jefazo de la Metro Goldwyn Mayer, Louis B. Mayer, llegando ambos caballeros a profesarse insultos.

3.jpg

Catalogada como la mejor película jamás hecha en Hollywood sobre Hollywood, su tono es majestuoso y mortuorio, con inflexiones entre la ironía y la crueldad, ofreciendo una incisiva mirada sobre el cine en particular y la vida en general. Una película negra y desoladora, donde tiene cabida el humor, pero un humor que cae a gotas, gotas de ácido sulfúrico, que más que provocar una sonrisa, la congelan.

Se juega con la delimitación de las fronteras de la realidad con la ficción, con el cine dentro del cine… un juego de espejos entre realidad y ficción donde las fronteras se difuminan.

La secuencia-epílogo es inmejorable, con ese desenfoque final de la faz de la desempolvada actriz que la convierte en un fantasma que atraviesa la pantalla. Un momento tan satisfactorio como escalofriante.:

“… porque mi vida es solo esto… las luces, las cámaras… y la gente que mira en la oscuridad”

A pesar de contar con once nominaciones, Sunset Boulevard ganó sólo tres Premios Óscar, en las siguientes categorías:

El resto de las categorías a las que la película fue nominada son las siguientes:

Premios.:

1950: 3 Oscar: Mejor guión, dirección artística B/N, BSO drama. 11 nominaciones

1950: 4 Globos de Oro, incluyendo Mejor película – Drama. 7 nominaciones

1950: National Board of Review: Mejor película

1950: Círculo de Críticos de Nueva York: 2 Nominaciones

1950: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director

Trailer

https://www.youtube.com/watch?v=_n28nrklSLs

 

Read Full Post »

Older Posts »

El Biblionauta

Un viatge als llibres

nascaranda

peliculas, cine, criticas y algo de literatura fantastica

Bitácora Movies ©

Películas de cine, estrenos, sinopsis, críticas, reparto, tráilers.

joaomarques67

The greatest WordPress.com site in all the land!

Las crónicas de Dani Smithee

Sensaciones, impresiones y contradicciones

SINCRITERION

El sitio del cine sincriterion

Perdut al cinema

Cábalas de un estudiante audiovisual. Mi vida es estereofónica y en 4D, nunca me salto el raccord.